SIMBOLISMOyARTNOUVEAU, Por Inma Sánchez.

Escrito por arterusouv 23-01-2011 en General. Comentarios (0)

VALENTÍN ALEXANDROVICH SEROV (1865-1911)

           

           

Fue alumno de Repin, y una de las figuras que más se impuso en los medios artísticos de su tiempo. Expuso sus cuadros con los pintores itinerantes, pero tardó bastante tiempo en ser admitido en su grupo.  Serov, al principio tomó como referencia a Pisarro, Renoir y Sargent, más tarde a pintores rusos como Benois y Vrúbel, también de elementos de la miniatura persa y frescos de la antigüedad. Lo más apreciable de sus retratos era su capacidad para captar el aspecto psicológico de sus personajes, por ejemplo el retrato de Korovín (1891) Serov lo estiliza a conciencia a la manera de Korovín, está realizado con grandes trazos, como un estudio, con manchas de colores claros sobre una tonalidad plateada inmaterial pero soberbio, también en el retrato que hizo del zar Nicolás II representa a éste como hombre, no como una personalidad oficial, que nos acerca a la persona con su mundo interior.

 

 

 - Serov, Retrato de Korovín, 1891

 

 

Image

 

 

- Serov, Nicolás II en la Catedral de Uspenski. 1896. Óleo sobre lienzo. Galería Tretiakov, Moscú, Rusia.

 

A lo largo de su vida pintó diversos retratos, que por su peculiar estilo hace que se reconozcan inmediatamente como suyos, desde una de sus obras más tempranas La señorita Mamontov, también conocida como  La niña con los melocotones, considerada generalmente como el punto de partida del impresionismo ruso, hasta el retrato de Orlova, que fue una de sus últimas obras.

 

 

Image - Serov, la niña con los melocotones, 1887.

 

Image- Serov, retrato de la princesa Olga Orlova, 1911.

 Una de las obras que constituyen un punto y aparte en su evolución, es el cuadro simbolista  El rapto de Europa, en el cual se inspiró en los frescos de la antigüedad, propio del movimiento modernista, parecidos a los enormes paneles decorativos de moda en esta época en toda Europa.

 

 

Image

  - Serov, el rapto de Europa, 1910

 

 

 Otra obra, que creó gran polémica y escándalo en su momento fue el retrato de Ida Rubinstein, una bailarina de ballet rusa, algunos pintores consideraron esta obra como indecente, pues la bailarina posa desnuda. En esta obra se aprecia la mezcla retratista y modernista que representa los rasgos identificativos de Serov.

 

 

Image - Serov, retrato de la artista Ida Rubinstein, 1910